Cuando oímos el nombre de Carmen Laforet pensamos en la novela Nada, una historia en la que la autora recrea la vida gris de principios de los 40. Existen muchas semejanzas entre la vida de Carmen Laforet y la de su personaje Andrea.