Clara Campoamor da nombre a una calle de nuestra ciudad desde el 2006. Es una de las personas que más admiro, por su personalidad, por inteligencia, por su independencia, por su lucha y como no por sus logros. Ella sola consiguió que el voto para la mujer española se recogiera en la Constitución del año 1931, y no solo eso, sino que jugó un papel determinante en el reconocimiento del divorcio y la igualdad de los hijos nacidos fuera del matrimonio en esa joven Constitución Republicana.