La censura ha sido siempre uno de los instrumentos predilectos de las dictaduras en el pasado. Esta se limitaba a la literatura y el teatro, pero con la llegada de las nuevas tecnologías, se expandió a la música y a las artes plásticas. Bajo el régimen de Hitler, varios compositores fueron tildados de degenerados y su música prohibida.